01/02/2024
 6 minutos

Audemars Piguet vs. Rolex: batalla entre dos gigantes

De Aaron Voyles
ONP-763-2-1-vs

Fundada en 1905 en Londres por Hans Wilsdorf y su cuñado Alfred Davis, Rolex comenzó su vida como «Wilsdorf & Davis». Empezaron importando cajas de relojes de Dennison y movimientos de Aegler y ensamblándolos en Inglaterra para distribuirlos por todo el mundo. En 1908, tras solo tres años en el negocio, el nombre «Rolex» fue registrado y se convirtió en la marca de los relojes de W&D. Siete años más tarde, la empresa pasó a llamarse oficialmente «Rolex Watch Co. Ltd», y la marca que conocemos empezó a tomar forma.

Rolex-Day-Date-1-1
Rolex Day-Date 1-1

En 1919, tras la Primera Guerra Mundial, Rolex se trasladó a Ginebra para evitar los elevados impuestos que el gobierno inglés introdujo sobre las importaciones y exportaciones de lujo, incluidos el oro y la plata. Tras este traslado, la empresa se registró como «Montres Rolex SA», que más tarde se convirtió en «Rolex SA», el nombre que conocemos hoy en día. A pesar de pasar por una época bastante tumultuosa en sus inicios, Rolex se las arregló para crear relojes de alto rendimiento. De hecho, un Rolex fue el primer reloj de pulsera en recibir el Certificado suizo de precisión cronométrica en 1910. Cuatro años más tarde, otro Rolex recibió un certificado de precisión de clase «A» del Observatorio de Kew, una distinción reservada anteriormente a los cronómetros marinos. Tras estos primeros días en Ginebra, Rolex ha seguido aumentando su lista de logros, como la creación de la caja Oyster, la primera caja herméticamente cerrada, en 1926, y uno de los primeros movimientos automáticos en 1931, entre otras impresionantes innovaciones.

Audemars Piguet Royal Oak Perpetual Calendar
Audemars Piguet Royal Oak Perpetual Calendar

En contraste con el poco ortodoxo comienzo de Rolex como fabricante de relojes, Audemars Piguet empezó de una forma bastante más tradicional. Fundada por los relojeros Jules Louis Audemars y Edward Auguste Piguet en 1875 en Le Brassus, Suiza, la marca recibió el nombre de Audemars Piguet & Cie en 1881. Atendiendo a los puntos fuertes de cada uno de los dos fundadores, siendo el de Audemars la fabricación de movimientos complicados y el de Piguet la regulación de movimientos, se repartieron las responsabilidades. Audemars se encargaba de la producción y otros aspectos técnicos de la relojería, y Piguet se centraba en las ventas, la administración y la dirección general de la empresa.

Aunque se trataba de una asociación similar a la de Rolex, el modelo de negocio de AP era fundamentalmente diferente al de Rolex en el sentido de que los primeros optaron por crear relojes artesanales, hechos a mano y complicados, en cantidades extremadamente bajas y colaborando además con artesanos locales de su entorno. Esto contrastaba con la creciente industrialización que empezaba a apoderarse de los métodos de producción de la industria relojera. Sin embargo, esta misma industrialización es la que Rolex abrazó desde el principio, resaltando así la diferencia más significativa de las dos marcas: su artesanía.

Artesanía y calidad

Aunque los relojes Rolex siempre han sido de excelente calidad en comparación con otros relojes de la misma época, su artesanía no está del todo a la altura de la de Audemars Piguet. Después de todo, Rolex produce aproximadamente entre 1 y 1.2 millones de relojes al año, y AP unos 50 000. Con una operación a tan gran escala, Rolex utiliza más máquinas para fabricar sus relojes y muchas menos horas de relojero para construirlos. Dado que AP invierte aproximadamente entre 30 y 99 horas de relojero por reloj, frente a las 3-6 horas de Rolex por reloj, los relojes de AP a menudo presentan cosas que los de Rolex no, como esferas grabadas con guilloché, movimientos acabados a mano y cajas cuidadosamente construidas con biseles pulidos, etc.

Audemars Piguet Royal Oak Tourbillon – the very best in Swiss watchmaking
Audemars Piguet Royal Oak Tourbillon

Sin embargo, aunque los relojes de AP muestran sin duda una mayor artesanía que los de Rolex, la diferencia de calidad no es tan abismal como cabría suponer. La calidad de construcción de Rolex está entre las mejores del sector relojero; sus brazaletes y cajas son increíblemente robustos y sus movimientos famosamente fiables. Los movimientos de Rolex suelen estar tan adelantados a su tiempo que la marca puede utilizar un movimiento durante más de 20 años sin ningún problema. Los movimientos de AP también son fiables, pero debido a su mayor complejidad, pueden ser propensos a tener problemas. Además, cabe mencionar que los movimientos más complicados de AP, como los de sus cronógrafos, a veces llevan módulos acoplados a los movimientos base, lo que puede crear problemas de funcionamiento, una práctica que Rolex no suscribe, dado su compromiso con el desarrollo de tecnologías atemporales.

Tecnología y funcionalidad

Como ya se ha mencionado, Rolex ha producido algunas de las tecnologías más importantes de la relojería, como la caja Oyster herméticamente cerrada y el movimiento Perpetual, ambos actualmente estándares de la industria. Sin embargo, la cosa no acaba ahí. Con una rica historia en la creación de relojes de buceo, Rolex también inventó la válvula de escape de helio, una tecnología que permite la liberación de gases del interior de la caja de un reloj para garantizar que el cristal del reloj no salte bajo el agua debido a la presión acumulada, cuya patente fue concedida a Rolex en 1967.

Rolex Sea-Dweller 40001996 Sea Dweller Ref- 16600 with Helium Escape Valve
Rolex Sea-Dweller ref. 16600 con válvula de escape de helio

Más allá de estos desarrollos significativos, hay varias tecnologías de menor importancia que Rolex creó para mejorar la funcionalidad de sus relojes, como la espiral Parachrom en 2000, que mejora el antimagnetismo y la resistencia a los golpes, entre otras cosas, y el bisel cerámico que debutó en 2005 en el GMT-Master II.

En contraste con los métodos de Rolex, Audemars Piguet se ha centrado en la creación de complicaciones nuevas y únicas, como el primer reloj de pulsera con hora saltante en 1921, el primer tourbillon automático en 1986, una complicación que ahora es habitual en la alta relojería, así como otros logros como su serie de movimientos ultraplanos con una gran variedad de complicaciones y relojes con grandes complicaciones que son asombrosamente complejos. En esencia, Rolex contra AP, desde un punto de vista tecnológico, es una historia de dos estilos diferentes.

Modelos y colecciones

En el corazón de ambas marcas se encuentra una identidad estética fundacional sobre la que se construyen la mayoría de sus modelos. Para Rolex, es el Oyster Perpetual, y para Audemars Piguet, es el Royal Oak. Aunque hay modelos de Rolex que no se basan en la Oyster Perpetual, la gran mayoría de sus colecciones sí lo hacen, gracias al predominio de las cajas estancas y los movimientos automáticos en su oferta (de ahí las inscripciones «Oyster» y «Perpetual» en las esferas de Rolex). Esto puede verse en prácticamente todas sus colecciones modernas, excepto en el Cellini y el 1908.

Rolex Oyster Perpetual Datejust 41 Ref. 126334
El Rolex Oyster Perpetual Datejust 41 con referencia 126334.

«Por otro lado, tras el lanzamiento del reloj deportivo Royal Oak en 1972, Audemars Piguet ha pasado de fabricar relojes de vestir tradicionales a crear variantes del Royal Oak con diferentes complicaciones. En 1993, lanzaron el Royal Oak Offshore, una colección más deportiva del Royal Oak, y en 2002, lanzaron el Royal Oak Concept, una colección dedicada a mostrar el poderío relojero de AP.
 »

Mientras tanto, AP redujo su producción de relojes de vestir como el Jules Audemars, el Edward Piguet y el Millenary. En 2019, sin embargo, AP lanzó el Code 11.59, que reabrió la participación de AP en el espacio de los relojes de vestir, al tiempo que rendía homenaje al Royal Oak con su caja central octogonal.

Precio y reventa

Aunque son dos tipos de casas relojeras muy diferentes, algo que sí comparten Rolex y Audemars Piguet es un fuerte rendimiento en el mercado secundario. Aunque el PVP medio de AP es aproximadamente cinco veces superior al de Rolex (50 000 € frente a 10 000 €), ambas marcas disfrutan de algunos de los niveles más altos de demanda en el mercado secundario de la industria. La mayoría de sus ofertas actuales se venden con sobreprecio, y sus modelos descatalogados, neo-vintage y vintage muestran todos una fuerte demanda y un aumento constante de su valor a lo largo del tiempo, lo que demuestra su valía como almacenes de valor.

Así pues, Audemars Piguet frente a Rolex: ¿quién gana?

Es difícil decir cuál de las dos casas relojeras es mejor. Seguro que AP tiene mejor artesanía que Rolex, pero la relojería artesanal no es lo que caracteriza a Rolex; sino la fiabilidad y la robustez, en lo que Rolex sí supera a AP. Si lo que busca es un reloj artesanal hecho a mano, entonces AP sin duda gana la batalla. Eso no quiere decir que los Rolex no estén bien hechos, pero Audemars Piguet ocupa un lugar dentro de la Santísima Trinidad de los considerados mejores relojeros del momento por una razón: sus relojes son piezas de arte funcionales. Por el contrario, los Rolex son herramientas funcionales; y ahí radica la diferencia.


Sobre el autor

Aaron Voyles

Me encanta todo lo relacionado con la relojería, desde el arte de su diseño hasta la ingeniería que esconden sus movimientos y su historia.

Ir al autor

Destacados

ONP-929-Donatos-Uhrensammlung-2024-2-1
La guía de relojes
 5 minutos

Lo mejor por 24 000 €: la colección de relojes perfecta de Donato para 2024

De Donato Emilio Andrioli
10-best-watches-under-2000-1-1-2-1
Relojes top 10
 6 minutos

Los diez mejores relojes por menos de 2000 €

De Donato Emilio Andrioli
La colección de relojes de 24 000 € de Jorg
La guía de relojes
 4 minutos

Lo mejor por 24 000 €: la colección de relojes perfecta de Jorg en 2024

De Jorg Weppelink
ONP-929-Donatos-Uhrensammlung-2024-2-1
La guía de relojes
 5 minutos

Lo mejor por 24 000 €: la colección de relojes perfecta de Donato para 2024

De Donato Emilio Andrioli
10-best-watches-under-2000-1-1-2-1
Relojes top 10
 6 minutos

Los diez mejores relojes por menos de 2000 €

De Donato Emilio Andrioli