03/25/2021
 9 minutos

Brazaletes Made in Germany: Chrono24 visita Aristo-Vollmer

De Tim Breining
Brazaletes Made in Germany: Chrono24 visita Aristo-Vollmer

Brazaletes Made in Germany: Chrono24 visita Aristo-Vollmer

A menudo me pregunto por el estado de la industria relojera en Alemania. Mientras que los debates sobre el origen de un reloj suelen girar en torno al lugar de montaje final y al origen del movimiento, se presta poca atención al origen de los demás componentes. Rara vez se cuestiona de dónde proceden las cajas, las esferas, las coronas o los brazaletes, y las marcas de relojes no acostumbran precisamente a dar información sobre sus proveedores. Se podría mal pensar que la industria relojera prefiere normalmente recurrir más a productos baratos de importación, ya que el cliente no llegará a saberlo nunca. 

Pero ese no es siempre el caso, porque siguen existiendo empresas en Alemania que ofrecen altos salarios a sus trabajadores y fabrican componentes siguiendo elevados estándares para clientes preocupados por la calidad. En muy pocas ocasiones son el centro de atención de informes y artículos, a pesar de que contribuyen de forma muy decisiva a los productos que tanto apreciamos. Por eso me reuní con el director general de Aristo-Vollmer, Hansjörg Vollmer, en las instalaciones de su fábrica en Pforzheim (Alemania). 

Sobre Aristo-Vollmer

Aristo-Vollmer combina, de manera inusual, una doble actividad como marca de relojes y fabricante de componentes. Como fabricante de brazaletes de metal, la empresa cuenta con una historia de casi cien años desde su fundación en 1922, a manos del abuelo del actual propietario. 

El edificio de la fábrica de Pforzheim alberga, por un lado, la producción de brazaletes metálicos de diversos diseños. Aquí se fabrican, entre otras cosas, brazaletes de malla metálica (de malla milanesa), así como brazaletes de eslabones de acero inoxidable, titanio y material compuesto de fibra de carbono, que es una especialidad de la empresa. Por otro lado, el fabricante también produce y vende relojes mediante sus marcas Aristo, Messerschmitt y Erbprinz. 

En la primera parte de este artículo, conocerá mis impresiones sobre la producción de brazaletes. A continuación, se explicará la historia de la empresa, cómo surgió la idea de ser marca de relojes y proveedor a la vez, y, además, también hablaré del significado de los relojes «Made in Germany» con el Sr. Vollmer. 

Recorrido por la producción de correas

Nada más entrar en el primer taller, uno se transporta en el tiempo de una manera muy positiva. Aquí destilan su encanto las máquinas de fundición maciza, los bancos de trabajo, las prensas, los cables escayolados e incluso un clásico reloj mecánico. 

Marcatempo meccanico
Reloj mecánico

Para la producción de brazaletes de eslabón, una máquina de perforación corta segmentos de un rollo de material metálico a intervalos regulares. En general, se distingue entre brazaletes sólidos y semisólidos. En los primeros, los eslabones son completamente sólidos, mientras que los eslabones de los brazaletes semisólidos están huecos por dentro. En la planta baja, una prensa de 150 toneladas da la forma final a los eslabones sólidos. En cambio, los segmentos troquelados de los brazaletes de eslabones semisólidos tienen aún que doblarse y moldearse adecuadamente antes de su montaje final. 

Ausgestanztes Bandmaterial
Eslabones troquelados
150 t-Presse
Presa de 150 t

Vollmer también fabrica, para sus brazaletes, arcos de acero rígidos y macizos de un considerable grosor de 3 mm, que se llevan a un diámetro fijo con una máquina dobladora. No obstante, estos brazaletes pueden ajustarse en su circunferencia quitando o añadiendo eslabones convencionales colocados alrededor del cierre. 

Glieder eines Bandes in Rollo-Optik
Eslabones de brazalete en rejilla

Los empleados de Aristo decoran los cierres (y los fondos de las cajas de los relojes Aristo) con logotipos y letras mediante prensas manuales. No es lo único que requiere un amplio stock de herramientas. Estas se encuentran en una sala adyacente adecuada para ellas. Asimismo, aquí también se sitúa el almacén de material, donde se guarda la materia prima –también conocida como material semiacabado en la jerga técnica– para los brazaletes de eslabones. Aquí encontramos principalmente acero y titanio, aunque también latón, alpaca y plata. 

En el caso de los brazaletes trenzados, se fabrican cortando y ensamblando el material para su elaboración. Si piensa que tras estos pasos apenas debe quedar nada por hacer, está muy equivocado: la fijación final de la asa es todo un reto. Los brazaletes trenzados en lugar de perforarse para dejar espacio al pasador, lo que se hace es soldara a mano la asa separada en varios puntos, y teniendo en cuenta el grosor del trenzado. 

Das Werkzeuglager
El almacén de herramientas

La especialidad y símbolo de Vollmer son, sin duda, los brazaletes hechos de material compuesto de fibra de carbono. Durante muchos años, enmarcado en una estrategia de innovación de la firma, esta ha ido trabajando en el uso de materiales compuestos de fibra de carbono. Los resultados llegaron hasta la producción en serie. 

Los productos semiacabados para las correas de carbono que llegan a la empresa se conocen como «Prepregs», es decir, componentes preimpregnados, en forma de tubos. La ventaja de este tipo de preimpregnados es que pueden ser procesados mecánicamente y no requieren ningún equipo complejo para procesarlos. En los preimpregnados se cortan y se perforan las guías para los pasadores. En función de los requisitos del cliente, Aristo fabrica los brazaletes como arcos, es decir, con segmentos principalmente curvos, o los dota de eslabones adicionales de acero para los pasadores. Esto proporciona más libertad de movimiento, pero también es la variante más compleja y, por tanto, algo más cara. 

Band aus poliertem Edelstahl und Carbon
Brazalete de acero inoxidable pulido y de carbono

En una nueva sala con bancos de trabajo se realizan otros pasos del proceso de montaje. Esto incluye la mencionada soldadura de los brazaletes, así como el pulido y el satinado. Antes de que los brazaletes reciban el pulido final, los componentes se desbarban primero en un tambor. Añadiendo granulado abrasivo de diferentes tamaños de grano y texturas, se puede ajustar el efecto deseado en función del componente y del material. 

Schleifgranulate verschiedener Geometrie und Körnung
Pulido de gránulos de diferente geometría y tamaño
Polierstation
Estación de pulido

El pulido para alcanzar el brillo, o el acabado satinado deseado también se puede lograr en las superficies de los brazaletes de carbono. El Sr. Vollmer me lo demostró, además, de manera sencilla utilizando el brazalete de su propio reloj. 

Aristo: la marca de relojes de Aristo-Vollmer

Aristo 7H95 mit Carbonzifferblatt
Aristo 7H95 con esfera de carbono

Tras el recorrido por la producción de los brazaletes, dirigimos ahora nuestra atención a los relojes de Aristo-Vollmer. Los locales de producción de estos relojes se encuentran en la planta baja del edificio. Aquí se producen los relojes de las marcas de la casa: Aristo, Messerschmitt y Erbprinz. 

Llegados a este punto, puede surgir una pregunta legítima: ¿por qué la empresa fabrica componentes para relojes de otras casas, pero también está presente en el mercado con sus propias marcas de relojes? Esta inusual combinación de fabricante de componentes y marca de relojes se debe a la sucesiva disminución de clientes antes del cambio de milenio. Vollmer y muchos otros fabricantes de componentes, que a su vez suministraban a fabricantes de relojes, dependían en gran medida de estos clientes. Con la competencia llegada de Asia y la desaparición de las que habían sido grandes marcas privadas (ahora más conocidas como «marcas blancas»), los proveedores de Pforzheim perdieron su clientela. Como explica el Sr. Vollmer, mientras que las marcas suizas consolidadas sobrevivieron gracias a su historia ampliamente conocida y a una buena estrategia de marketing, Pforzheim se concentró principalmente en la fabricación de relojes. 

Vollmer se dio cuenta de que, con su propia marca tendría un segundo pilar de apoyo, además de que podría asegurar la compra de sus propios productos y así sobrevivir también como proveedor en el cambiante mercado. Así que en 1998 el empresario decidió adquirir la marca ya establecida de un antiguo cliente: Aristo. Era una elección obvia, ya que Aristo ya había usado brazaletes Vollmer en los años 30. Incluso hoy en día, los históricos relojes de piloto Aristo de la Segunda Guerra Mundial se consideran codiciados objetos de coleccionista. 

Esta buena decisión la pude corroborar yo mismo durante mi visita. Así pues, en lugar de encontrarme con una vieja nave industrial cerrada, lo que descubrí fue unas imponentes instalaciones para el montaje de los relojes Aristo. De aquí, salen numerosos modelos parcialmente ensamblados y terminados de las marcas de la casa. Los logotipos y las inscripciones se aplican a las esferas con una máquina de tampografía. Como especialidad, Aristo también ofrece relojes de piloto «sin marca», es decir, sin logotipo aplicado, una característica muy apreciada especialmente entre los seguidores más puristas de los relojes de piloto. Si busca una alternativa a los movimientos ETA o Sellita en relojes económicos, Aristo ofrece modelos con el nuevo y poco utilizado movimiento suizo Ronda R150.  

Los proveedores de la industria relojera alemana, según Hansjörg Vollmer  

Tras la visita, me reuní con el Sr. Vollmer en la sala de exposiciones de brazaletes y relojes, para hablar con él sobre la posición especial de Aristo-Vollmer como proveedor de la industria y como marca de relojes. Además de su función de director general, el Sr. Vollmer es también presidente de la asociación WPG, Watchparts from Germany, que cuenta con varios proveedores alemanes de la industria relojera entre sus miembros y defiende y promueve la calidad «Made in Germany». ¿Quién, sino él, podría responder a las preguntas formuladas al principio de este artículo sobre la situación de dicha industria en Alemania? 

En primer lugar, hablamos del atractivo de los relojes «Made in Germany» en general y de la respuesta positiva de las marcas de relojes a la hora de comprar a proveedores alemanes. Cabe mencionar que la interpretación exacta de «Made in Germany» no está grabada en piedra, pero, según el Sr. Vollmer, como mínimo significa «ensamblar un reloj de la manera más competente posible» a partir de diferentes piezas. Pero estas piezas no tienen por qué venir necesariamente de Alemania.  

Pero también aclara que casi todo podría seguir fabricándose en Alemania, solo es cuestión de costes. Hay numerosas marcas que apuestan específicamente por los componentes fabricados en Alemania, pero requieren un cierto interés por parte del cliente y, no menos importante, una buena disposición a la hora de pagar. Por otro lado, considera que las piezas que solo pueden producirse de forma económica en grandes cantidades, algo no factible en la producción para consumo propio, están predestinadas a ser fabricadas por encargo en el extranjero. Entre ellas se encuentran los pasadores o ciertos cierres.  

Para las cajas, las esferas, los brazaletes, las agujas y, en cierta medida, también para los cristales, las coronas y otros componentes, Alemania sigue siendo el lugar perfecto. Los miembros del WPG cubren toda la gama de estos productos, por lo que me vino a la mente preguntar por qué no existe una especie de gran proveedor para la industria. El Sr. Vollmer me explicó que ya lo habían intentado antes en forma de «peregrinaciones» a algunas marcas. En parte, esto fue un éxito, pero la empresa también tuvo que aceptar que las grandes marcas, en particular, prefieren seleccionar ellas mismas a sus proveedores. 

Es preferible evitar una dependencia excesiva de fuentes externas, y un buen ejemplo de esto es la fabricación de esferas de Glashütte Original, que la propia Glashütte Original y los medios de comunicación especializados en relojería han puesto en el punto de mira durante los últimos años. Esta empresa también recurría a un fabricante independiente, Th. Müller, que ya había suministrado a VEB Glashütter Uhrenbetriebe en la época en la que Alemania estuvo dividida. Esta relación comercial sobrevivió a la privatización de la marca, y más tarde condujo a su adquisición por el Grupo Swatch y a su posterior integración completa en Glashütte Original. Anteriormente, Th. Müller también había sido miembro del WPG. 

Una adquisición de este tipo por parte de una de las grandes marcas puede ofrecer grandes oportunidades a una empresa mediana, ya que puede estar mucho más segura de sus ventas y, por tanto, de sus puestos de trabajo. También se puede hacer algo parecido a lo que hace Aristo y asegurar una base de ventas seguras mediante la creación de su marca propia. 

Mi impresión final 

Tras la visita a Aristo-Vollmer, lo que debo destacar por encima de todo es la sensación de sorpresa. Sorpresa por el hecho de que todavía hay muchos proveedores de tamaño medio en Alemania de los que no hemos necesariamente oído hablar, aunque llevemos muchos años en el mundo de los relojes. Lo que las grandes marcas de relojes no anuncian específicamente en sus campañas, lo almacenamos rápidamente en la categoría «sin importancia y probablemente comprado en otro lugar», aunque detrás de ello puedan esconderse empresas tan fascinantes y encantadoras como estos fabricantes de relojes. Lo único que falta es información sobre el origen de todos los componentes. La transparencia, que durante mucho tiempo no fue en absoluto una de las virtudes de la industria relojera, ya no es una desventaja, sino que puede ser una verdadera ventaja competitiva. Las marcas jóvenes, en particular, comunican cada vez más qué componentes obtienen y de dónde, y esto va acorde con los actuales clientes, excelentemente informados, así como con la inabarcable variedad de marcas que tenemos, muchas veces trabajando desde el anonimato. 

Estoy convencido de que todavía existe mucho potencial para la comercialización de relojes de alta calidad mediante la hábil puesta en escena de los proveedores alemanes. Esperemos que estos proveedores de tamaño medio, hasta ahora poco conocidos, consigan llamar la atención de aficionados y coleccionistas. 

Seguir leyendo


Sobre el autor

Tim Breining

Mi interés en los relojes empezó alrededor de 2014, cuando aún estaba estudiando ingeniería. Mi curiosidad inicial se transformó pronto en pasión. Puesto que la sede …

Ir al autor

Últimos artículos