¿Por qué Chrono24? Iniciar sesión

La historia de mi Rolex

Chrono24
08.04.2019
La historia de mi Rolex

 

Rolex te acaba atrapando. Es cierto que existen muchos mitos alrededor de la marca fundada por Hans Wilsdorf en 1905. Pero, ¿por qué tanta gente acaba decidiéndose por Rolex? ¿Cuáles son las razones de la popularidad de sus relojes? Hay una anécdota detrás de cada Rolex. En este artículo, nuestros autores narran la historia de su Rolex.

 

Pascal Gehrlein: Rolex Explorer 14270 from 1996

Rolex Explorer 14270 from 1996
Rolex Explorer 14270 from 1996

 

«Creo que Rolex Explorer es el modelo más menospreciado entre los ejemplares de esta marca. De hecho, la mayoría de seguidores de los relojes ni siquiera lo reconocen como un Rolex si no se fijan mucho. Esto se debe sin duda a la ausencia de la lente Cyclops y a su diseño más minimalista. Creo que hace de perfecto contrapeso con mi Datejust Bicolor, referencia 16013; mucho más llamativo y chic.

Sir Edmund Hillary desempeñó un papel muy importante para poder decidirme cuando escaló la montaña más alta del mundo con un Rolex Oyster Perpetual en su muñeca. Rolex vio esta expedición como una forma de demostrar lo bien que sus relojes podían soportar condiciones extremas. Además, toda la atención generada por este acto fue una excelente campaña de marketing para la marca de relojes. ¡De nuevo un Rolex que asistía a un evento histórico tan importante! Hasta el día de hoy, no hay marca que supere la técnica del marketing como lo hace Rolex. Como «aventurero aficionado» y como persona a la que generalmente le gusta viajar, puedo identificarme especialmente bien con la historia de ese modelo.

El Rolex Explorer es un reloj reducido a lo esencial y que, por tanto, interpreta muy bien lo que dichos aventureros valientes desean: una clara indicación de la hora. Personalmente, me gusta la esfera sin fecha y las marcas de hora claramente visibles a las 3, 6 y 9, que garantizan una excelente legibilidad. El bisel pulido es de estilo sencillo y no indica ni duración de inmersión ni el segundo huso horario. Se puede usar tanto en contextos formales como informales. Esto es una característica excepcional ya que, por ejemplo, aunque el modelo Submariner Sea-Dweller me gusta mucho, no lo puedo usar en un contexto de negocios. Algunos pensarán que la caja de 36 mm es demasiado pequeña, aunque, sinceramente, ¡es perfecta para mi muñeca y subraya aún más su carácter vintage!

En general, creo que el Explorer I es uno de los modelos Rolex más seductores y atípicos: una mezcla perfecta de sobriedad y prestigio».

 

Balazs Ferenczi: Rolex GMT Master «Pepsi»

Rolex GMT Master "Pepsi"
Rolex GMT Master «Pepsi»

 

El Rolex GMT Master “Pepsi” siempre ha sido mi ejemplar favorito de la marca de Ginebra. A algunas personas los colores les parecen demasiado llamativos, pero a mí me encantan. De hecho, la combinación del bisel azul y rojo, la esfera negra y la caja de acero fue el motivo por el que escogí este modelo como mi primer Rolex (vintage). También me gusta el hecho de que la caja del GMT Master es un poco más fina y algo más pequeña, al menos en apariencia, que la de los Submariner de esa misma época. Por supuesto, también cuenta con una función GMT, aunque debo admitir que yo no la uso demasiado. Aparte del reloj en sí, la historia de Pan Am y su conexión con Rolex también era algo que me atraía, si bien no fue la razón principal por la que decidí hacerme con este GMT Master. Su aspecto en general y la sensación en la muñeca fue lo que me llevó a comprármelo.

Por esa época, un buen amigo mío estaba trabajando para un vendedor de relojes. Le dije que me avisase si alguna vez se encontraba con un buen Rolex GMT Master con la referencia 1675. Yo tenía otro reloj vintage en el que él estaba muy interesado, así que acordamos intercambiar ese reloj y algo de dinero mío por un GMT. Unos pocos meses después de nuestra charla inicial, me escribió y me mandó una foto del reloj, que tenía reservado para mí. El trato estaba en marcha, y en unas pocas semanas yo estaba de camino a Fráncfort para recoger mi «nuevo» Rolex GMT Master 1675 “Pepsi”. Venía con un brazalete Jubilé más moderno, pero la suerte llamó a mi puerta otra vez. A través de un amigo mío de Chipre, encontré un brazalete Jubilé del periodo correcto, el toque final que necesitaba para completar mi Rolex GMT vintage.

Desde que los precios de los Rolex vintage empezaron a dispararse hace unos años, no me lo he estado poniendo tanto como solía hacerlo. Me resisto un poco a lucirlo más a menudo, porque me encanta y quiero conservarlo en buen estado el mayor tiempo posible. Además, tengo otros preciosos relojes vintage que también merecen un hueco en mi muñeca, y muchos de ellos me gustan tanto como el Rolex, aunque por diferentes motivos. Sin embargo, el GMT Master «Pepsi» sigue siendo una de las piezas centrales de mi colección. Se trata de un ejemplar realmente especial, que acapara toda la atención cuando me lo pongo para una reunión de aficionados a la relojería o una cena de coleccionistas.

 

Philip Conradsson: Rolex Datejust, Reference 16014

Rolex Datejust Reference number 16014, Image: Philip Conradsson
Rolex Datejust Reference number 16014, Imagen: Philip Conradsson

 

Me llamo Philip Conradsson y trabajo como asesor de moda y escritor autónomo para la industria de la moda masculina. Incluso tengo mi propia página web sobre el tema: www.philipconradsson.com. Además, estoy muy interesado en los relojes vintage.

Recibí mi primer reloj cuando tenía unos dos años y estábamos de visita en Londres. Me lo dieron mis abuelos. No tengo ningún recuerdo específico de ese día, pero hay un vídeo del momento. Durante un par de años llevé ese reloj a diario. Por lo que me han contando, hasta dormía con él. Tenía la forma de Mickey Mouse, con orejas y todo; era de acero, con esfera blanca y manecillas negras. Todavía siento un gran apego por ese reloj, y lo tengo a salvo en casa de mis padres.

 

Philip Conradsson, Image: Linus Lomander
Philip Conradsson, Image: Linus Lomander

 

Cuando cumplí 23 años, decidí que me regalaría a mí mismo un reloj por mi 24º cumpleaños. Sin embargo, ese año me lo pasé demasiado bien, y acabé teniendo que ahorrar dinero y esperar hasta mi 25º cumpleaños. Ya tenía el Rolex Datejust en mente desde hacía bastante tiempo. Aún tenía que escoger una referencia concreta, pero sabía que quería uno con la típica caja de acero inoxidable, bisel acanalado de oro blanco, esfera blanca y el icónico brazalete Jubilee. Al tratarse de mi primer reloj (de lujo), quería algo que sirviese para cualquier ocasión. El Datejust suele considerarse como el reloj de vestir por excelencia, pero en mi opinión queda igual de bien con un traje de tres piezas que con unos vaqueros desgastados, una camiseta blanca y unas deportivas. Creo que lo que realmente me encanta de este modelo en concreto es cómo logra combinar un diseño atemporal y minimalista con un toque de lujo sin llegar a ser demasiado ostentoso. Esto es algo que, a los suecos en general, nos atrae bastante. Además, siempre me han interesado las joyas, y el brazalete Jubilee es, por sí solo, una obra de arte. Su diseño único destaca y le otorga al reloj un toque vintage como ningún otro brazalete.

Este reloj siempre será uno de mis favoritos a nivel personal, y tengo intenciones de conservarlo el resto de mi vida. Espero poder pasárselo a la siguiente generación cuando llegue el momento.

 

Bert Buijsrogge: Rolex Daytona

Rolex Daytona, Image: Bert Buijsrogge
Rolex Daytona, Image: Bert Buijsrogge

 

Rolex despertó mi interés por los relojes a una temprana edad. Desde que vi por primera vez sus modelos deportivos, supe que un día habría uno en mi muñeca. El Rolex Daytona me atraía especialmente, y solía poner una sonrisa en mi cara cada vez que lo veía. Cuando era un adolescente y tenía unos veintitantos años, me encantaban las carreras de coches. Quizá ese fuera el motivo por el que me interesaba tanto el Daytona, aparte de por su fantástico diseño.

Me llevó bastante tiempo, pero cuando tenía unos 25 años por fin me compré mi primer Rolex. Esa compra me impulsó a aprender más sobre su aspecto técnico, así que empecé a pasar más tiempo leyendo sobre relojes. Con ello, mi pasión creció aún más, y poco a poco mí colección fue aumentando. Cuando ahorré lo suficiente, pude hacerme con el Rolex Daytona con la referencia 116520 que tanto tiempo llevaba deseando. Incluso por aquel entonces, hace más de 10 años, no resultaba fácil hacerse con un Daytona, pero logré encontrar uno casi como nuevo por un precio razonable. También había echado un vistazo al 16520 con el movimiento de Zenith, pero en aquel momento el 116520 me pareció un Rolex más auténtico por albergar un calibre de fabricación propia.

Por fin podía lucir en la muñeca el reloj con el que había soñado durante mi infancia. Se trata de un cronógrafo fantástico, y su caja de 40 mm tiene el tamaño perfecto para mí. La cosa mejoró aún más cuando tuve la oportunidad de que me instalaran la esfera de carreras de la versión de oro blanco. En mi opinión, la esfera panda le aporta mucho más carácter que el dial estándar blanco con subesferas plateadas. Puesto que mi gusto en relojes ha evolucionado a lo largo de los años, mí colección también ha ido cambiando. Sin embargo, el Daytona es un reloj que nunca me he planteado vender, lo que lo convierte en el ejemplar que más tiempo ha estado en mis manos.

 

Stipe Čulo: Rolex Datejust

Rolex Datejust
Rolex Datejust

 

«Cuando empecé a sentir una cierta pasión por los relojes, mi tendencia siempre fue a rechazar la marca Rolex, ya que me parecía una firma demasiado convencional. Sin embargo, investigando sobre la historia de la compañía en foros y vídeos, empecé a comprender la importancia del «mito del Rolex». Así que acabé enamorándome de un gran clásico: el Rolex Datejust. Una de mis condiciones para la compra fue que estuviera fabricado el año de mi nacimiento.

Given the wide variety of Datejusts available, it took me a while to piece together my «dream configuration.» I’ve always found the Jubilee bracelet the most attractive thanks to its delicate look and ability to enhance any outfit. A shimmering blue dial with thin hands and no numerals rounded off my «perfect» Datejust. However, the watch alone wasn’t enough: It had to come with its box and papers, of course, and I had a limited budget to work with. I searched any and every channel I could for a good six months before I finally found the Datejust that met all of my specifications. When it first arrived, I had a moment of panic, thinking that its 36-mm case was too small for my wrist. However, I’ve since gotten so used to this size that I avoid wearing anything bigger.

Tampoco puedo quejarme de la evolución de su valor: en tan solo un año y medio, los precios de modelos similares al Datejust han aumentado entre un 30 y un 40 por ciento. Aunque inicialmente me prometí que nunca compraría un Rolex, ahora estoy orgulloso de mi compra. Al principio solo llevaba el Datejust en ciertas ocasiones, pero ahora luce en mi muñeca a diario y no puedo imaginarme salir sin él.

 

Seguir leyendo

Rolex en Baselworld 2019: Nuevas ediciones de modelos icónicos

La evolución del valor del Rolex GMT-Master y el GMT-Master II

La historia de un icono: el Rolex Submariner


Chrono24
De Chrono24
08.04.2019
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados