¿Por qué Chrono24? Iniciar sesión

Rostros de la industria relojera: Kari Voutilainen

Jorg Weppelink
07.02.2019
Rostros de la industria relojera: Kari Voutilainen

 

En el mundo de los relojes, que se encuentra en constante cambio, las grandes marcas tratan de cautivar a la audiencia con su rica historia, su excelencia técnica y un flujo constante de nuevos modelos. Durante los últimos 10 o 15 años, sin embargo, han sido las pequeñas marcas independientes las que han logrado conquistar las mentes y los corazones del público. ¿Por qué? Las casas independientes suelen tener la fuerte convicción de crear algo completamente diferente en lugar de lanzar un modelo nuevo cualquiera. Su éxito radica en que poseen una visión clara y el talento necesario para darle forma. Uno de los nombres más famosos de la relojería independiente es Kari Voutilainen. Este relojero finés se ha convertido en uno de los protagonistas de la industria por labrar su propio camino, crear relojes únicos y aportar su granito de arena al mundo de la relojería. Echemos un vistazo al universo de Kari Voutilainen.

 

Los inicios

La aventura relojera de Kari Voutilainen comienza al filo del círculo polar ártico, en la ciudad de Rovaniemi, al norte de Finlandia. No se trata precisamente del lugar en el que la mayoría de la gente piensa al hablar de relojeros de fama mundial. El interés de Voutilainen por la relojería se remonta a una visita a la tienda de reparación de relojes de un amigo de su familia cuando tenía trece años. Más adelante, a principios de los 80, estudió en la Escuela de Relojería Finlandesa. A pesar de encontrarse en medio de la crisis del cuarzo, Voutilainen siempre supo que quería centrarse en la relojería mecánica.

 

Kari Voutilainen
Imagen: Kari Voutilainen

 

Tras pasar unos cuantos años realizando reparaciones en Finlandia, se decidió a hacer las maletas y adentrarse aún más en el mundo de la relojería al matricularse en la famosa escuela WOSTEP (Programa de Capacitación y Educación de Relojeros de Suiza, por sus siglas en inglés) en Neuchâtel, Suiza. Tras completar sus estudios en el WOSTEP, empezó a trabajar para la empresa relojera suiza Parmigiani, donde prestó servicios de reparación durante otros nueve años. En esta época también comenzó a trabajar en su propio reloj de bolsillo con tourbillon. Voutilainen pasó tres años desarrollándolo cuando llegaba a casa después del trabajo, y finalmente lo terminó en 1994. Este fue el reloj que forjaría el nombre de Voutilainen como relojero.

En 1999, Voutilainen dejó Parmigiani para centrarse en dar clases en el WOSTEP y crear sus propios relojes durante su tiempo libre. Así pasó tres años, hasta que sus horas extra en el WOSTEP limitaron el tiempo que podía dedicar a sus relojes. Fue en ese momento cuando decidió comenzar su propia compañía de relojes en Môtiers, Suiza, en 2002. Al principio fabricó un gran número de relojes para otras marcas con el fin de ahorrar el dinero suficiente para financiar las herramientas necesarias para manufacturar sus propios relojes. En 2004, Voutilainen decidió dedicar más tiempo a su propia marca tras mantener sendas conversaciones con los relojeros independientes Philippe Dufour y Vianney Halter. Ambos le animaron a concentrar sus energías en su propia marca y mostrar al mundo sus habilidades como relojero. A raíz de esto, Voutilainen exhibió un reloj bajo su propio nombre en Baselworld 2005. Este llegaría a ser el reloj que lo cambió todo.

 

El auge de la marca

Voutilainen Observatoire
Voutilainen ObservatoireImagen: Kari Voutilainen

 

Cuando Voutilainen mostró su trabajo, la gente comenzó a reconocer su extraordinario talento como relojero. Empezó a elaborar relojes a partir de movimientos ya existentes, ajustándolos y mejorándolos con diferentes funciones y dándoles un acabado de la mayor calidad. Su Observatoire Limited Edition llegó a ganar el primer premio al “Mejor reloj masculino” en el Grand Prix d’Horlogerie de Ginebra de 2007. Ese fue el primero de los cuatro premios que Voutilainen ha ganado en el Grand Prix d’Horlogerie hasta la fecha.

A pesar de su éxito, Voutilainen quería dejar de depender de las piezas y movimientos obtenidos de otros fabricantes. Había llegado la hora de volverse más independiente y crear sus propios relojes al completo. En 2007, empezó a elaborar sus propias piezas de relojería, y solo un año más tarde comenzó a trabajar en su primer movimiento de fabricación propia. Tardó tres años en completar el Calibre 28, que debutó en el Voutilainen Vingt-8. El aspecto más destacado de este movimiento es que emplea dos ruedas de escape en lugar de un escape de palanca suizo.

 

Vingt-8
Vingt-8Imagen: Kari Voutilainen

 

Casi todos los relojes que Voutilainen produce en la actualidad cuentan con un movimiento de fabricación propia con dos ruedas de escape, pues este sistema es más eficaz y Voutilainen es capaz de elaborarlo él mismo. Esto no sería posible con un escape de palanca suizo, porque es demasiado complicado para fabricarlo internamente. Voutilainen manufactura relojes con diferentes tecnologías y funciones, como tourbillones, funciones GMT, indicadores de la reserva de marcha, cronógrafos y repetidores de minutos. Cada uno de ellos es un testimonio de la increíble maestría de Voutilainen.

 

Buen ojo para el diseño

El afán de Voutilainen por ser independiente no terminó al elaborar sus propios movimientos. Su fantástico talento por los acabados de alta calidad, combinado con el deseo de crear sus propios diseños característicos, le llevó a comprar su propia fábrica de esferas, Dialtech SA, en Saint-Sulpice, Suiza. Cambió el nombre de la compañía por Comblémine, en referencia a la calle de Môtiers donde se ubica su taller. Esto le dio más libertad aún para producir relojes que se ajustaran a sus estándares y gusto individual.

Los relojes de Voutilainen toman elementos clásicos y los combinan con un diseño muy limpio. Puesto que Voutilainen fabrica relojes a medida para sus clientes, las conversaciones con los futuros dueños también influyen en el resultado final. Esta combinación del estilo característico de Voutilainen con los deseos individuales de cada cliente suele dar como resultado unos modelos extraordinarios. Por ejemplo, se puede encontrar un reloj de aspecto en su mayoría clásico, salvo por una esfera increíblemente colorida y una correa de cuero púrpura. El trabajo de Voutilainen es tan reconocible como variado.

 

Los principios

Masterpiece chronograph II
Masterpiece chronograph IIImagen: Kari Voutilainen

Los relojes de Voutilainen son un reflejo de sus principios y métodos. En 2019, su equipo de 20 personas produce 50 relojes al año. Controlan todos los pasos del proceso, desde el diseño y la producción de los relojes, esferas y movimientos hasta los detalles del acabado y el montaje. La compañía es completamente independiente, por lo que puede establecer estándares de calidad sin depender de proveedores. En el fondo, este ha sido el secreto del éxito de Voutilainen. Su objetivo de producir relojes de primera categoría no solo lo ha convertido en un relojero de renombre, sino también en uno de los mejores ejemplos de cómo una visión y una serie de principios puede dar lugar a una exitosa compañía independiente incluso en la industria relojera moderna.

 

Seguir leyendo

¿Qué es un movimiento de fabricación propia?

Lo bueno se hace esperar

Del Audemars Piguet al Zenith: ¡El equipo de Chrono24 comparte con usted su colección de relojes!


Jorg Weppelink
De Jorg Weppelink
07.02.2019
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados

¿Tiene alguna pregunta?
Estaremos encantados de ayudarle.

+49 721 96693-900

Contacto